Entradas

TERESA DE CALCUTA: LAS MANOS DEL AMOR

Imagen
Fue un gran privilegio poder celebrar la fiesta de Santa Teresa de Calcuta el día 5 de septiembre en la “Casa Madre”, donde ella vivió gran parte de su vida y ahora descansan sus restos mortales. Ese día a las 6 de la mañana, justo al despuntar el alba en la que un día fue capital de la India, celebramos la fiesta de esta gran santa con una hermosa eucaristía, presidida por el Arzobispo de la ciudad, y concelebrada por todos los sacerdotes que participamos en la peregrinación organizada por Corpus Christi Movement, un movimiento sacerdotal fundado por la Madre Teresa para los sacerdotes diocesanos.

La sencilla capilla, donde la Santa tantas horas pasó orando, se llenó de religiosas vestidas con sus saris blancos y azul característicos, de postulantas vestidas de blanco y de numerosos fieles, indios y de otros lugares del mundo. Allí estuvimos todos reunidos para celebrar la pascua de esta pequeña mujer albanesa, capaz de hablar el lenguaje de Dios que todo el mundo entiende: el leng…

EL “OLOR” DE CALCUTA

Imagen
A las 2:20 horas del día 2 de septiembre me subía en un autobús en la estación de Andújar con dirección al aeropuerto de Barajas. Era el primer trayecto de un largo día de viaje que terminaría en Calcuta. Durante las 4 horas que duró el viaje a Madrid traté por todos los medios de dormir algo, pero fue imposible. Se mezcló un poco todo: la despedida de mi familia y mis feligreses, la inquietud de coger un avión tantas horas, unos compañeros de viaje que no conocía de nada, un destino lejano y con ciertos peligros… El caso es que apenas pude dar un par de cabezadas.

Con una puntualidad “Suiza”, llegamos a la Terminal 1. Y entonces, después de algunos años, volví a arrastrar la maleta verde de los largos viajes, a pisar la terminal de un aeropuerto y a buscar en los paneles informativos la dirección hacia dónde tenía que dirigirme. En esos momentos tuve esas sensaciones que solo se despiertan al emprender un viaje largo, y que nos recuerdan lo que somos: viajeros; viajeros que se mueve…

¡Vivan las vacaciones!

Imagen
Hoy puedo publicar a los cuatro vientos una gran noticia: ¡Estoy de vacaciones! Desde hace unos días me encuentro descansando junto al mar, tras un curso henchido de trabajo y acontecimientos, y sobre todo después de muchos años sin disfrutar de unas verdaderas vacaciones. Y es que hace apenas un mes que he cerrado un capítulo importante de mi historia personal: el doctorado.
El pasado 26 de junio, en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, defendí mi trabajo de investigación sobre el Concilio de Calcedonia. Fue el final de cinco años de esfuerzo y dedicación a estudiar el valor de la humanidad de Jesucristo en algunas cristologías contemporáneas, a partir de su interpretación del cuarto concilio ecuménico, que se celebró en el año 451; la meta de la aventura intelectual de mi vida y, por supuesto, el broche a un camino de crecimiento personal, espiritual y sacerdotal. Porque, ciertamente, una tesis doctoral ayuda a profundizar y aumentar los conocimientos sobre una determinad…

Jamilena se viste de Corpus

Imagen
Acabo de terminar la celebración de la solemnidad del Corpus Christi en Jamilena. Y, como otros años, las calles y plazas de este pueblo de la Sierra Sur de Jaén visten sus mejores galas para que pase el Santísimo Sacramento. 
Son muchas las personas que durante varios meses han estado pensando y trabajando en los adornos que van a colocar en la calle, los balcones y los altares. En el recorrido de la procesión, todo relucirá y dará esplendor por unas horas, pero apenas pase Jesús Sacramentado se desmontará y muchas cosas volverán a su sitio, a donde estaban antes, tal vez esperando volver algún día a ser uno de los adornos que recuerdan que el Señor ha querido hacerse uno de nosotros, y estar con nosotros para siempre.


Es mucho trabajo para tan breve instante. Pero debe ser así. Porque se prepara para Él, para Cristo el Señor, que transita por nuestras calles bajo el Pan de la Eucaristía. Y por eso en cada adorno, en cada  colgadura y, en definitiva, en cada detalle que hemos podido…

Mis grandes amigos: los libros

Imagen
Si tuviera que elegir algo material especialmente significativo para mi, elegiría, sin duda alguna, mis amados y queridos libros. Ellos, ya sean viejos o nuevos, se han convertido en una predilección y unos grandes compañeros de viaje. 
Algunos me han acompañado durante prácticamente toda la vida, como aquella Biblia roja que llevaba a la escuela cuando era niño, y otros acaban de llegar a mi en estos últimos días, como los volúmenes de la Dogmatica de Karl Barth. Unos muy importantes, como El Quijote, y otros de los que apenas nadie sabe nada, como La vida de San Bruno. Unos en facsímil, como El Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz, y otros reimpresos, como El hereje de Miguel Delibes. Unos de arte, como la Colección de las Edades del Hombre, y otros de literatura, como la Colección de Clásicos de la Editorial Cátedra. Unos de pensamiento filosófico, como Así habló Zaratrusta de Friedrich Niestzche, y otros de diversión, como Los cuentos de Mafalda. Unos de historia, como La pr…

Domingo de Resurrección

Imagen
Cristo resucitado

¿Dónde está el Ecce homo? ¿Dónde lo habéis puesto?
En el lugar de la despedida,
sin saber cómo ni cuándo,
abandonó la losa,
se despojó del sudario
y apareció refulgente
lo que fue un despojo humano.
Por mucho que mire no veo
al Muerto entre los muertos.
“No está aquí, ¡ha resucitado!”.
Es la única respuesta
después de tanto buscarlo.
¡Oh, Jesús Nazareno, muerto y crucificado,
que pasaste por la puerta
que tememos tus hermanos!
Los tuyos no comprendieron,
“a los tres días, resucitado,”
Ellos sólo sabían que lo que tienes en vida
con la muerte se ha acabado.
En la experiencia del Tabor
 el cielo habían pregustado,
pero nada es suficiente
para algunos timoratos.
¡Oh, Jesús Nazareno, muerto y crucificado, que llegaste hasta el Sheol
que asusta a tus hermanos! Bajaste al lugar del tormento
donde aguardan los manchados.
Con tu mano los rescataste,
¡ay, pobres atribulados!
Viven solos y perdidos,
pues de Dios se han alejado. Descendiste hasta el infierno,
la muer…

Viernes Santo

Imagen
MAÑANA DE VIERNES SANTO Despunta el alba del Viernes Santo,
morado de penitencia,
amarillo de traición.
Cirios lila cogidos por guantes blancos.
Tres cruces y una corona
abren la procesión.
Padres acompañando a sus hijos,
transmisores de una tradición,
discípulos del Nazareno
herederos de fe y devoción.
Sobre un monte de lirios
Jesús trata de levantarse,
para continuar el camino
del tormento y la aflicción.
Cruz de plata rutilante  que disimula el patíbulo repugnante;
traje de terciopelo
que oculta la sangre del flagelo;
potencias de plata reluciente
que opacan la corona de espinas doliente.
¡Oh, mañana de Viernes Santo, día de redención!
Costaleros,
valientes costaleros,
que llevan o aguardan
para ayudar al Hombre Caído,
cual cirineos del mismísimo Señor.
San Elías, la Verónica y la Virgen de los Dolores,
Dimas, Gestas y los doce Apóstoles.
Abraham, el ángel y el hijo del sacrificio,
el que blande la campana y golpea con el martillo.
Muchos arrepentidos y todos pecadores:
lo…